Emisiones del “fracking”

TapaEmisFr¿Es el gas natural un combustible de transición? Un exhaustivo análisis de las reservas no convencionales de gas natural y petróleo, las potenciales emisiones del “fracking” y sus impactos ambientales. 

El mundo asiste a la llamada “Revolución del shale”, un fenómeno global que ha sido posible gracias al desarrollo de tecnologías de explotación de hidrocarburos que permiten acceder a recursos hasta ahora inaccesibles. Esto ha incrementado el volumen de gas y petróleo potencialmente disponibles ampliando considerablemente el horizonte de reservas de combustibles fósiles.

Sin embargo hay un acuerdo generalizado a nivel mundial, acerca de la amenaza que implica para el cambio climático la utilización de estos recursos en forma de combustible. Por otra parte, existe un debate a nivel académico sin resolver aún, en torno a los niveles de emisiones por unidad de energía del ciclo de vida de los hidrocarburos no convencionales.

Los impactos ambientales y sociales provocados por la explotación de los hidrocarburos no convencionales, particularmente del shale gas en Estados Unidos, han despertado la alarma de la sociedad civil de varios países donde este recurso está presente obligando, en algunos países, a autoridades nacionales o regionales a limitar o prohibir su explotación.

El presente documento describe los distintos tipos de hidrocarburos no convencionales y sus formas de explotación. Analiza los recursos recuperables disponibles de petróleo y gas no convencionales y sus implicaciones para el cambio climático. Asimismo releva las diversas estimaciones sobre las emisiones de la producción y consumo de los distintos hidrocarburos, comparando los convencionales y no convencionales (particularmente el shale gas). Finalmente, se hace una exhaustiva descripción de los riesgos e impactos ambientales de la explotación de shale gas.

La principal conclusión a la que arriba el informe es que la cantidad de recursos convencionales disponibles es suficiente para abastecer la demanda de combustibles fósiles hasta el año 2035. La mayor parte de los recursos no convencionales podrían estar disponibles para su consumo después de esa fecha, pero para ese entonces el límite del cambio climático haría inviable su utilización.

Descargar