La Tierra inhabitable

Hambruna, colapso económico, un sol que nos cocina: lo que el cambio climático podría causar, antes de lo que piensas. Por David Wallace-Wells

I. El Juicio Final. Mirando más allá de la reticencia científica.

Es, te lo juro, peor de lo que crees. Si tu ansiedad por el calentamiento global está dominada por el temor a la elevación del nivel del mar, estás apenas arañando la superficie de los terrores posibles, incluso en la vida de un adolescente de hoy. Y sin embargo, los mares expandidos -y las ciudades que ahogarán- han dominado tanto el panorama del calentamiento global y han abrumado nuestra capacidad de pánico climático, que han ocluido nuestra percepción de otras amenazas, muchas más cercanas. Los océanos en aumento son malos, de hecho muy malos; Pero huir de la costa no será suficiente.

De hecho, a falta de un ajuste significativo a la forma en que miles de millones de seres humanos llevan a cabo sus vidas, partes de la Tierra probablemente se convertirán en inabitables, y otras partes horriblemente inhóspitas, tan pronto como hacia el final de este siglo.

Incluso cuando ya tenemos cierto conocimiento sobre en el cambio climático, somos incapaces de comprender su alcance. El invierno pasado, una serie de días de entre 15 y 20 grados más cálidos de lo normal calentó el Polo Norte, derritiendo el permafrost que encerraba la bóveda de semillas de Svalbard de Noruega – un banco mundial de alimentos apodado “Doomsday” [Día del Juicio Final], diseñado para asegurar que nuestra agricultura sobreviva a cualquier catástrofe- y pareció haber sido inundado por el cambio climático menos de diez años después de su construcción.

La bóveda del Día del Juicio Final está bien, por ahora: La estructura ha sido asegurada y las semillas puestas a salvo. Pero tratar el episodio como una parábola de la inundación inminente, oculta otras noticias más importantes. Hasta hace poco tiempo, el permafrost no era una preocupación importante para los científicos del clima, porque, como su nombre indica, era el suelo que permanecía congelado permanentemente. Pero el permafrost ártico contiene 1,8 billones de toneladas de carbono, más del doble de lo que actualmente está suspendido en la atmósfera terrestre. Si se descongela y se libera, ese carbono puede evaporarse como metano, que es 34 veces más potente que el dióxido de carbono medido en la escala de tiempo de un siglo; cuando se mide en una escala de tiempo de dos décadas, es 86 veces más potente. En otras palabras, tenemos atrapados en el permafrost ártico, dos veces más carbono del que actualmente está destruyendo la atmósfera del planeta, todo programado para ser lanzado en una fecha que cada vez está más cerca, parcialmente en forma de un gas que multiplica su poder de calentamiento por 86.

Tal vez ya lo saben, hay historias alarmantes todos los días, como los datos de satélite que muestran que el calentamiento del globo, es más del doble de lo que los científicos habían calculado en 1998. O las noticias de la Antártida en mayo pasado, cuando una grieta en una plataforma de hielo creció 11 millas en seis días y se desprendió cayendo  en el mar uno de los icebergs más grandes de la historia.

Pero no importa cuán bien informado esté, seguramente no está lo suficientemente alarmado. En las últimas décadas, nuestra cultura ha sido apocalíptica con películas de zombies y las distopias de Mad Max, y sin embargo cuando se trata de contemplar los peligros del calentamiento del mundo real, sufrimos un increíble fracaso de la imaginación. Las razones para ello son muchas: el lenguaje tímido de las probabilidades científicas, que el climatólogo James Hansen llamó una vez “reticencia científica” en un documento que castiga a los científicos por editar sus propias observaciones tan concienzudamente que no comunicaron cuán grave era realmente la amenaza. El hecho de que Estados Unidos está dominado por un grupo de tecnócratas que creen que cualquier problema puede ser resuelto y una cultura que ni siquiera ve el calentamiento como un problema digno de atención ha hecho a los científicos ser aún más cautelosos al ofrecer advertencias especulativas. La simple velocidad del cambio y, también su lentitud, hace que recién ahora veamos los efectos del calentamiento de décadas pasadas. Nuestra incertidumbre acerca de la incertidumbre, es lo que la climatóloga Naomi Oreskes ha sugerido nos impide prepararnos para un evento que puede ser peor que un resultado medio posible. La forma en que asumimos que el cambio climático impactará más en algunos lugares que en otros; la pequeñez (dos grados) y la amplitud (1.8 billones de toneladas) y la abstracción (400 partes por millón) de los números; la incomodidad de considerar un problema que es muy difícil, si no imposible de resolver; la escala completamente incomprensible de ese problema, que equivale a la perspectiva de nuestra propia aniquilación. Simple miedo. Pero la aversión que surge del miedo es también una forma de negación.

Entre la reticencia científica y la ciencia ficción está la ciencia misma. Este artículo es el resultado de docenas de entrevistas e intercambios con climatólogos e investigadores en campos relacionados y refleja cientos de artículos científicos sobre el tema del cambio climático. Lo que sigue no es una serie de predicciones de lo que sucederá, que será determinado en gran parte por la ciencia mucho menos cierta de la respuesta humana. En cambio, es un retrato de nuestra mejor comprensión de a dónde el planeta se dirige sin una acción agresiva. Es improbable que todos estos escenarios de calentamiento se realicen completamente, en gran parte porque la devastación a lo largo del camino sacudirá nuestra complacencia. Pero esos escenarios -y no el clima actual- son la línea de base. De hecho, son nuestro futuro.

La actualidad del cambio climático -la destrucción que ya hemos planificado para nuestro futuro- es lo suficientemente aterrador. La mayoría de la gente habla como si Miami y Bangladesh todavía tuvieran una posibilidad de sobrevivir. La mayoría de los científicos con los que hablé suponen que los perderemos dentro de este siglo, aunque dejemos de quemar combustibles fósiles en la próxima década. Dos grados de calentamiento solían ser considerados el umbral de la catástrofe: decenas de millones de refugiados climáticos rebosarán un mundo desprevenido. Ahora dos grados es nuestro objetivo según los acuerdos climáticos de París, y los expertos nos dan sólo escuálidas probabilidades de alcanzarlo. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) publica informes periódicamente, considerados el mejor resumen de la investigación sobre el clima. El más reciente indica que iremos a alcanzar cuatro grados de calentamiento a comienzos del próximo siglo, si seguimos el curso actual. Pero eso es sólo una proyección mediana. El extremo superior de la curva de probabilidad se extiende hasta ocho grados y los autores todavía no han descubierto cómo lidiar con esa fusión de permafrost. Los informes del IPCC tampoco tienen plenamente en cuenta el efecto albedo (menos hielo significa menos reflejo y más absorción de la luz solar, por lo tanto más calentamiento); más nubosidad (que atrapa el calor); o el desvanecimiento de los bosques y otras vegetaciones (que extraen carbono de la atmósfera). Cada una de estas proyecciones de acelerción del calentamiento y el registro geológico, muestran que la temperatura puede cambiar hasta diez grados o más en una sola década. La última vez que el planeta estuvo cuatro grados más caliente, señala Peter Brannen en “Los Finales del Mundo” -su nueva historia sobre los principales eventos de extinción del planeta- los océanos fueron cientos de pies más altos.

La Tierra ha experimentado cinco extinciones en masa antes de la que estamos viviendo ahora, cada una tan completa que borró el registro evolutivo como si fuera un restablecimiento del reloj planetario, y muchos científicos del clima le dirán que son el mejor análogo para el futuro ecológico en el que nos estamos zambuyendo. A menos que seas un adolescente, probablemente habrás leído en tus libros de texto de la escuela secundaria que estas extinciones fueron el resultado de asteroides. De hecho, todos -salvo el que mató a los dinosaurios- fueron causados por el cambio climático producido por gases de efecto invernadero. El más notorio fue hace 252 millones de años. Comenzó cuando el carbono calentó al planeta en cinco grados, se aceleró cuando el calentamiento provocó la liberación de metano en el Ártico, y terminó con la muerte del 97 por ciento de toda la vida en la Tierra. Actualmente estamos agregando carbono a la atmósfera a un ritmo considerablemente más rápido; Por la mayoría de las estimaciones, al menos diez veces más rápido. La tasa se está acelerando. Esto es lo que Stephen Hawking tenía en mente cuando dijo que la especie necesita colonizar otros planetas en el próximo siglo para sobrevivir y lo que impulsó a Elon Musk a desvelar sus planes para construir un hábitat de Marte en 40 A 100 años. Por supuesto, estos no son especialistas y probablemente están tan inclinados al pánico irracional como tú o yo. Pero los muchos científicos sobrios que entrevisté durante los últimos meses, los más acreditados y antiguos en este campo, pocos de ellos son inclinados al alarmismo. Y muchos asesores del IPCC  han llegado a una conclusión apocalíptica en silencio: ningún programa plausible de reducción de emisiones por sí solo puede prevenir el desastre climático.

En las últimas décadas, el término “antropoceno” ha aparecido en el discurso académico y la imaginación popular, un nombre dado a la era geológica en que vivimos ahora y una forma de señalar que se trata de una nueva era, profundamente determinada por la intervención humana. Y por muy optimista que seas respecto a la proposición de que ya hemos asolado el mundo natural -lo que seguramente hemos hecho- otra cosa enteramente distinta es considerar la posibilidad de que sólo lo hemos provocado, basándonos primero en la ignorancia y luego en la negación de un sistema climático que ahora nos hará la guerra por muchos siglos, tal vez hasta que nos destruya. Eso es lo que Wallace Smith Broecker, el oceanógrafo que acuñó el término “calentamiento global”, quiere decir cuando llama al planeta una “bestia enojada”. Podríamos llamarla también “máquina de guerra”: cada día la armamos más.

 

II. Muerte por calor: el “bareinamiento” de Nueva York

Los seres humanos, como todos los mamíferos, somos motores térmicos. Sobrevivir significa tener que refrescarse continuamente, como hacen los perros al jadear. Para eso, la temperatura debe ser lo suficientemente baja como para que el aire actúe como un refrigerante, sacando calor de la piel para que el motor pueda mantener el bombeo. A siete grados de calentamiento, eso sería imposible para grandes porciones de la banda ecuatorial del planeta, y especialmente los trópicos, donde la humedad se suma al problema. En las selvas de Costa Rica, por ejemplo, donde la humedad normalmente supera el 90 por ciento, simplemente moverse cuando se está a más de 40 grados Celsius sería letal. Y el efecto sería rápido: en unas horas un cuerpo humano sería cocinado a muerte por dentro y por fuera.

Los escépticos del cambio climático señalan que el planeta se ha calentado y enfriado muchas veces antes, pero la ventana del clima que ha permitido la vida humana es muy estrecha dentro de los estándares de la historia planetaria. Con 11 o 12 grados de calentamiento, más de la mitad de la población mundial, tal como se distribuye hoy, moriría de calor directo. Las cosas casi con seguridad no se pondrán tan calurosas este siglo, aunque los modelos de emisiones nos lleven hasta ese punto con el tiempo. Este siglo, y especialmente en los trópicos, los puntos críticos se alcanzarán mucho antes incluso de un aumento de siete grados. El factor clave es algo llamado “temperatura de bulbo húmedo”, que es un término de medición que registra el calor por medio de en un termómetro envuelto en un paño húmedo expuesto al aire (ya que la humedad se evapora de un paño más rápidamente que en aire seco, este número único refleja el calor y la humedad). En la actualidad, la mayoría de las regiones alcanzan una temperatura de bulbo húmedo máximo de 26 o 27 grados Celsius. La línea roja verdadera para la habitabilidad es 35 grados. Lo que se llama “estrés por calor” viene mucho antes.

En realidad, ya estamos allí. Desde 1980, el planeta ha aumentado 50 veces el número de lugares que experimentan calor peligroso o extremo. Un mayor aumento está por venir. Los cinco veranos más calurosos de Europa desde 1500 han ocurrido desde 2002 y pronto, advierte el IPCC, simplemente estar al aire libre en esa época del año no será saludable para gran parte del mundo. Incluso si cumplimos con los objetivos de París de dos grados de calentamiento, ciudades como Karachi y Kolkata se convertirán en casi inhabitables, encontrándose anualmente con olas de calor mortales como las que las paralizaron en 2015. A cuatro grados, la mortífera ola de calor europea de 2003, que mató 2.000 personas al día, será un verano normal. A los seis, de acuerdo con una evaluación de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica centrada sólo en los efectos en los EE.UU., cualquier tipo de trabajo en verano sería imposible en el valle inferior del Mississippi, y al este de las Montañas Rocosas todos estarían bajo más estrés de calor que nadie en cualquier lugar del mundo de hoy. Como ha dicho Joseph Romm en su libro “El cambio climático: lo que todos necesitamos saber”, el estrés por calor en la ciudad de Nueva York superaría al de Baréin actual, uno de los lugares más calientes del planeta, y la temperatura en Bahrein “induciría hipertermia incluso en seres humanos durmientes”. La estimación más alta del IPCC es de dos grados más cálida. A finales del siglo, según estimaciones del Banco Mundial, los meses más fríos de la América tropical, África y el Pacífico probablemente serán más cálidos que los meses más calurosos de finales del siglo XX. La crisis será más dramática en todo el Oriente Medio y el Golfo Pérsico, donde en 2015 el índice de calor registró temperaturas tan altas como 72 grados Celsius. Tan pronto como algunas décadas a partir de ahora, la pergrinación a la Meca será físicamente imposible para los 2 millones de musulmanes que la hacen cada año.

No es sólo la peregrinación, y no es sólo La Meca. El calor ya nos está matando. En la región de la caña de azúcar de El Salvador, una quinta parte de la población tiene una enfermedad renal crónica, incluyendo más de una cuarta parte de los hombres, lo cual es el presunto resultado de la deshidratación de trabajar en los campos que pudieron cosechar cómodamente hace tan solo dos décadas. Con la diálisis, que es costosa, las personas con insuficiencia renal pueden esperar vivir cinco años más. Sin ella, la esperanza de vida es de semanas. Por supuesto, el estrés por calor promete golpearnos en otros órganos además de nuestros riñones. Mientras escribo esa frase, en el desierto de California a mediados de junio, hay 49 grados afuera de mi casa. No es un récord alto.

 

III. El final de la comida: Rezando por los campos de maíz en la tundra.

Los climas difieren y las plantas varían, pero la regla primordial para los cultivos de cereales básicos que se cultivan a una temperatura óptima es que, por cada grado de calentamiento, los rendimientos disminuyen en un 10 por ciento. Algunas estimaciones llegan hasta 15 o incluso 17 por ciento. Lo que significa que si el planeta es cinco grados más cálido al final del siglo, podemos tener hasta un 50 por ciento más de personas para alimentar y un 50 por ciento menos de grano para darlas. Y las proteínas son peores: se necesitan 16 calorías de grano para producir una sola caloría de carne de hamburguesa, descuartizada de una vaca que pasó su vida contaminando el clima con gases de metano.

Los fisiólogos de vegetales más optimistas señalarán que las matemáticas del cultivo de cereales se aplican solo a las regiones que ya están en la temperatura de óptimo crecimiento, y tienen razón; teóricamente, un clima más cálido facilitará el cultivo de maíz en Groenlandia. Pero como ha demostrado el trabajo pionero de Rosamond Naylor y David Battisti, los trópicos ya están demasiado calientes para cultivar cereales de manera eficiente, y los lugares donde se produce grano hoy ya están a una temperatura de crecimiento óptima, lo que significa que incluso un pequeño calentamiento los empujará por la pendiente de la productividad decreciente. Y no se puede trasladar fácilmente las tierras de cultivo al norte unos cientos de kilómetros, porque los rendimientos en lugares como Canadá y Rusia están limitados por la calidad del suelo; al planeta le lleva muchos siglos producir tierra fértil de manera óptima.

La sequía podría ser un problema aún mayor que el calor, y algunas de las mejores tierras cultivables del mundo se están volcando rápidamente hacia el desierto. La precipitación es notoriamente difícil de modelar, sin embargo, las predicciones para finales de este siglo son básicamente unánimes: sequías sin precedentes en casi todas los sitios donde se produce hoy en día alimentos. Para el año 2080, sin reducciones dramáticas en las emisiones, el sur de Europa sufrirá una sequía extrema y permanente. Lo mismo ocurrirá en Irak y Siria, en gran parte del resto del Medio Oriente, algunas de las partes más densamente pobladas de Australia, África y Sudamérica y las regiones cerealeras de China. Ninguno de estos lugares, que hoy suministran gran parte de la comida del mundo serán fuentes confiables. Las sequías en las llanuras americanas y en el suroeste serán peores que cualquier sequía en los últimos mil años, incluyendo aquellas que golpearon entre 1100 y 1300, que “secó todos los ríos al este de las montañas de Sierra Nevada” y pudo haber sido responsable de la muerte de la civilización Anasazi.

Recuerde, no vivimos en un mundo sin hambre al día de hoy. Lejos de eso: la mayoría de las estimaciones sitúan el número de personas subnutridas en 800 millones a nivel mundial. En caso de que no lo haya escuchado, esta primavera ya ha traído una cuádruple hambruna sin precedentes a África y Medio Oriente; NN.UU. ha advertido que los eventos de hambre en Somalia, Sudán del Sur, Nigeria y Yemen podrían matar a 20 millones solo este año.

 

IV. Plagas del clima: ¿Qué sucede cuando el hielo bubónico se derrite?

Las rocas son un registro de la historia planetaria, eras tan largas como millones de años aplastadas por las fuerzas del tiempo geológico en estratos con amplitudes de pulgadas, o apenas una pulgada, o incluso menos. El hielo funciona de esa manera también, como un registro del clima. Pero también es una historia congelada, parte de la cual se puede reanimar cuando se descongela. Ahora existen, atrapadas en el hielo del Ártico, enfermedades que no han circulado en el aire durante millones de años. En algunos casos, desde antes de que los humanos estuvieran cerca para encontrarlos. Lo que significa que nuestro sistema inmunitario no tendría ni idea de cómo luchar cuando esas plagas prehistóricas emerjan del hielo.

El Ártico también almacena insectos terroríficos de épocas más recientes. Ya en Alaska, los investigadores han descubierto restos de la gripe de 1918 que infectó hasta 500 millones y mató a unos 100 millones, cerca del 5 por ciento de la población mundial. Como informó la BBC en mayo, los científicos sospechan que la viruela y la peste bubónica también están atrapadas en el hielo de Siberia.

Los expertos indican que muchos de estos organismos no sobrevivirán al deshielo y señalarán las exigentes condiciones de laboratorio bajo las cuales ya han reanimado a varios de ellos: la bacteria “extremófila” de 32,000 años de edad revivió en 2005 para sugerir que esas son las condiciones necesarias para el regreso de tales plagas antiguas. Pero el año pasado, un niño murió y otros 20 resultaron infectados con el ántrax liberado al retirarse el permafrost que expuso el cadáver congelado de un reno muerto a causa de la bacteria al menos 75 años antes. También se infectaron 2.000 renos vivos que transportaron y diseminaron la enfermedad más allá de la tundra.

Lo que preocupa a los epidemiólogos, más que las enfermedades antiguas, son los flagelos existentes que se reubican, reconectan o incluso vuelven a evolucionar por el calentamiento. El primer efecto es geográfico. Antes del período moderno temprano, cuando los veleros aventureros aceleraban el mestizaje de los pueblos y sus insectos, la provincialidad humana aún protegía contra la pandemia. Hoy, incluso con la globalización y la enorme mezcla de poblaciones humanas, nuestros ecosistemas son en su mayoría estables y esto funciona como un límite. Pero el calentamiento global acelerará esos ecosistemas y ayudará a que la enfermedad traspase esos límites con la misma facilidad que Cortés. No te has preocupado mucho por el dengue o la malaria si vives en Maine o Francia. Pero a medida que los trópicos se arrastren hacia el norte y los mosquitos migren con ellos, lo harás. Tampoco te preocupaste demasiado por el Zika hace un par de años.

Da la casualidad que el zika también puede ser un buen modelo del segundo efecto preocupante: la mutación de la enfermedad. Una razón por la que no has escuchado sobre el Zika hasta hace poco es que estaba atrapado en Uganda; otra es que, hasta hace poco, no parecía causar defectos de nacimiento. Los científicos todavía no entienden completamente lo que sucedió, o lo que se perdieron. Pero hay cosas que sí sabemos con certeza sobre cómo el clima afecta algunas enfermedades. La malaria, por ejemplo, prospera en las regiones más cálidas no solo porque los mosquitos que la portan también lo hacen, sino porque el parásito se reproduce más rápido a medida que aumenta la temperatura. Esa es una de las razones por las que el Banco Mundial estima que para el año 2050, 5,2 mil millones de personas se enfrentarán a ella.

 

V. Aire irrespirable: Un smog de muerte creciente que sofoca a millones.

Para finales de este siglo, los meses más fríos en la parte tropical de Sudamérica, África y el Pacífico probablemente sean más cálidos que los meses más cálidos de finales del siglo XX.

Nuestros pulmones necesitan oxígeno, pero eso es solo una fracción de lo que respiramos. La fracción de dióxido de carbono está creciendo: simplemente cruzó 400 partes por millón, y las estimaciones que extrapolan las tendencias actuales sugieren que llegará a 1,000 ppm para el 2100. A esa concentración, en comparación con el aire que respiramos ahora, la capacidad cognitiva humana disminuye en un 21 por ciento.

Otras cosas en el aire más caliente son incluso más aterradoras, pequeños aumentos de la contaminación son capaces de acortar la duración de la vida en diez años. Cuanto más caliente se pone el planeta, más ozono se forma, y para mediados de siglo, los estadounidenses probablemente sufrirán un aumento del 70 por ciento del ozono, según ha proyectado el Centro Nacional para la Investigación Atmosférica. Para 2090, hasta 2.000 millones de personas en todo el mundo respirarán un aire contaminado por encima del nivel “seguro” de la OMS. Un artículo del mes de junio mostró que, entre otros efectos, la exposición de una madre embarazada al ozono aumenta el riesgo de autismo del niño (tanto como diez veces, combinado con otros factores ambientales) lo cual te hace pensar nuevamente sobre la epidemia de autismo en West Hollywood.

Hoy más de 10,000 personas mueren cada día por las pequeñas partículas emitidas por la quema de combustibles fósiles; cada año, 339,000 personas mueren por el humo de los incendios forestales, en parte porque el cambio climático ha prolongado la temporada de incendios forestales (en los EE. UU., se ha incrementado en 78 días desde 1970). Para el año 2050, según el Servicio Forestal de EE. UU., los incendios forestales serán el doble de destructivos que en la actualidad; en algunos lugares, el área quemada podría multiplicarse por cinco. Lo que preocupa aún más a las personas es el efecto que tendría sobre las emisiones: mayores incendios solo significa mayor calentamiento que solo significa más incendios. También existe la aterradora posibilidad de que los bosques tropicales como el Amazonas -que en 2010 sufrió su segunda “sequía de cien años” en el espacio de solo cinco años- podrían secarse lo suficiente como para ser vulnerables a este tipo de devastadores incendios forestales, lo cual no solo expulsaría enormes cantidades de carbono a la atmósfera sino que también reduciría el tamaño del bosque. Eso es especialmente malo porque el Amazonas proporciona el 20 por ciento de nuestro oxígeno.

Luego están las formas más familiares de contaminación. En 2013, el derretimiento del hielo del Ártico modificó los patrones climáticos asiáticos, privando a la China industrial de los sistemas naturales de ventilación de los que había dependido y gran parte del norte del país se llenó de en un smog irrespirable. Literalmente irrespirable. El Índice de Calidad del Aire que categoriza los riesgos, predice para un rango de 301 a 500 el “agravamiento de enfermedades cardíacas o pulmonares y mortalidad prematura en personas con enfermedades cardiopulmonares y ancianos”; y para todos los demás, “riesgo grave de efectos respiratorios”. En ese nivel, “todos deberían evitar realizar esfuerzos al aire libre”. El “airepocalipsis” chino de 2013 alcanzó su punto máximo en lo que hubiera sido un Índice de Calidad del Aire de más de 800. Ese año, el smog fue responsable de un tercio de las muertes en el país.

 

VI. Guerra perpetua: La violencia convertida en calor.

Los climatólogos son muy cuidadosos cuando hablan de Siria. Quieren que sepan que si bien el cambio climático produjo una sequía que contribuyó a la guerra civil, no es exactamente justo decir que el conflicto es el resultado del calentamiento; al lado, por ejemplo, Líbano sufrió las mismas pérdidas de cosecha. Pero investigadores como Marshall Burke y Solomon Hsiang han logrado cuantificar algunas de las relaciones no obvias entre la temperatura y la violencia: por cada medio grado de calentamiento, dicen, las sociedades verán un aumento de entre 10 y 20 por ciento en la probabilidad de conflicto armado. En la ciencia del clima, nada es simple, pero la aritmética es desgarradora: un planeta de cinco grados más cálido aumentaría al menos en un 50% las guerras que tenemos hoy. En general, el conflicto social se podría más que duplicar en este siglo.

Esta es una de las razones por las que, como casi todos los científicos del clima con los que hablé, el ejército estadounidense está obsesionado con el cambio climático: el hundimiento de todas las bases navales estadounidenses por el aumento del nivel del mar es bastante problemático, pero ser el policía mundial es bastante más difícil cuando la tasa de criminalidad se duplica. Por supuesto, no es solo en Siria donde el clima ha contribuido al conflicto. Algunos especulan que el elevado nivel de conflicto en Oriente Medio durante la última generación refleja las presiones del calentamiento global, una hipótesis aún más cruel teniendo en cuenta que el calentamiento comenzó a acelerarse cuando el mundo industrializado extrajo y luego quemó el petróleo de la región.

¿Qué explica la relación entre clima y conflicto? Parte de esto se reduce a agricultura y economía; mucho tiene que ver con la migración forzada, que ya está en un nivel récord, con al menos 65 millones de personas desplazadas deambulando por el planeta en este momento. Pero también está el simple hecho de la irritabilidad individual a causa del calor.

 

VII. Colapso económico permanente: El capitalismo deprimente en un mundo medio pobre.

El mantra murmurante del neoliberalismo global, que prevaleció entre el final de la Guerra Fría y el inicio de la Gran Recesión, es que el crecimiento económico nos salvaría de cualquier cosa. Pero después del colapso de 2008, un creciente número de historiadores que estudian lo que llaman “capitalismo fósil” han comenzado a sugerir que toda la historia del rápido crecimiento económico, que comenzó de repente en el siglo XVIII, no es el resultado de la innovación, el comercio o la dinámica del capitalismo global, sino simplemente de nuestro descubrimiento de los combustibles fósiles y toda su potencia bruta: una inyección de un nuevo “valor” en un sistema que previamente se había caracterizado por la subsistencia global. Antes de los combustibles fósiles, nadie vivía mejor que sus padres, sus abuelos o sus ancestros de 500 años antes, excepto inmediatamente después de una gran plaga como la Peste Negra, que permitió a los afortunados supervivientes devorar los recursos liberados por la muerte masiva. Después que hayamos quemado todos los combustibles fósiles, sugieren estos eruditos, tal vez regresemos a una economía global de “estado estable”. Por supuesto, esa única inyección tuvo un costo devastador a largo plazo: el cambio climático.

La investigación más interesante sobre la economía del calentamiento también proviene de Hsiang y sus colegas, que no son historiadores del capitalismo fósil, pero que ofrecen algunos análisis muy sombríos: cada grado Celsius de calentamiento cuesta, en promedio, 1.2 por ciento del PIB. Y su proyección mediana es una pérdida del 23 por ciento en el ingreso per cápita a nivel mundial para fines de este siglo (como resultado de los cambios en la agricultura, crimen, tormentas, energía, mortalidad y trabajo).

Rastrear la forma de la curva de probabilidad es aún más aterrador: hay un 12 por ciento de posibilidades de que el cambio climático reduzca la producción mundial en más del 50 por ciento para 2100, dicen, y un 51 por ciento de que reduzca el PIB per cápita en un 20 por ciento o más para entonces, a menos que las emisiones disminuyan. En comparación, la Gran Recesión redujo el PIB mundial en aproximadamente un 6 por ciento en un único golpe. Hsiang y sus colegas estiman que las probabilidades de un efecto continuo e irreversible hacia el final del siglo podría ser hasta ocho veces peor.

La magnitud de esa devastación económica es difícil de comprender, pero puede comenzar imaginándose cómo sería el mundo de hoy con una economía igual de grande que produjera solo la mitad del valor, ofreciendo solo la mitad de producto a la población. Entre otras cosas, torna absurda la idea de posponer la acción del gobierno para reducir las emisiones y hacer depender del crecimiento económico y la tecnología la solución del problema.

 

VIII. Océanos envenenados: El sulfuro eructa en los esqueletos de la costa.

Que el mar se convertirá en un asesino es un hecho. Salvo una reducción radical de las emisiones, veremos al menos un metro de aumento en el nivel del mar y posiblemente dos antes de fin de siglo. Una tercera parte de las principales ciudades del mundo están en la costa, sin mencionar sus centrales eléctricas, puertos, bases navales, tierras de cultivo, pesquerías, deltas de ríos, enormes arrozales, e incluso aquellas a más de 2 metros se inundarán mucho más fácilmente y mucho más regularmente si el agua sube tanto. Al menos 600 millones de personas viven a menos de diez metros del nivel del mar en la actualidad.

Pero el ahogamiento de esas tierras es solo el comienzo. En la actualidad, más de un tercio del carbono del mundo es absorbido por los océanos, gracias a Dios, o de lo contrario ya tendríamos mucho más calentamiento. Pero el resultado es lo que se llama “acidificación de los océanos”, que por sí solo, puede agregar medio grado al calentamiento de este siglo. También ya está ardiendo a través de las cuencas hidrográficas del planeta. Puedes recordar que este es el lugar donde surgió la vida en primer lugar. Probablemente hayas oído hablar de “blanqueamiento de corales”, es decir, muerte de corales, lo cual es una muy mala noticia, ya que los arrecifes soportan hasta la cuarta parte de toda la vida marina y abastecen de alimento a 500 millones de personas. La acidificación de los océanos también freirá las poblaciones de peces. Y aunque los científicos todavía no están seguros de cómo predecir los efectos sobre los alimentos que sacamos del océano para comer, sí saben que en aguas ácidas, las ostras y los mejillones tendrán dificultades para cultivar sus caparazones, y que cuando el pH de la sangre humana desciende tanto como el pH de los océanos en la última generación, induce convulsiones, comas y muerte súbita.

Eso no es todo lo que puede hacer la acidificación de los océanos. La absorción de carbono puede iniciar un ciclo de retroalimentación en el cual las aguas no oxidadas generen diferentes tipos de microbios que vuelvan el agua aún más “anóxica”, primero en las “zonas muertas” del océano profundo, y luego gradualmente hacia la superficie. Allí, los peces pequeños mueren, no pueden respirar, lo que significa que las bacterias que consumen oxígeno prosperan y el ciclo de retroalimentación se duplica. Este proceso, en el cual las zonas muertas crecen como cánceres, estrangulando la vida marina y eliminando pesquerías, ya está bastante avanzado en partes del Golfo de México y las costas de Namibia, donde el sulfuro de hidrógeno burbujea en el mar a lo largo de más de mil millas; una extensión de tierra conocida como la “Costa de los Esqueletos”. El nombre originalmente se refería a los detritus de la industria ballenera, pero hoy en día es más pertinente que nunca. El sulfuro de hidrógeno es tan tóxico que la evolución nos ha capacitado para reconocer los rastros más pequeños de él, por lo cual nuestras narices son tan exquisitamente hábiles para registrar la flatulencia. El sulfuro de hidrógeno ya nos condenó una vez, cuando el 97 por ciento de la vida en la Tierra murió, una vez que todos los lazos de retroalimentación se activaron y las corrientes circulantes del océano cálido se detuvieron: es el gas preferido del planeta para un holocausto natural. Poco a poco, las zonas muertas del océano se extendieron, matando especies marinas que habían dominado los océanos durante cientos de millones de años, y el gas que emitían las aguas inertes a la atmósfera envenenó todo en la Tierra. Las plantas, también. Pasaron millones de años antes de que los océanos se recuperaran.

 

IX. El gran filtro: Nuestro presente inquietante no puede durar.

Entonces, ¿por qué no podemos verlo? En su ensayo reciente “The Great Derangement”, el novelista indio Amitav Ghosh se pregunta por qué el calentamiento global y los desastres naturales no se han convertido en temas importantes de la ficción contemporánea: por qué no podemos imaginar una catástrofe climática y por qué no lo hemos hecho. “Considere, por ejemplo, las historias que se escriben en torno a preguntas como: ‘¿Dónde estabas cuando cayó el Muro de Berlín?’ o ‘¿Dónde estabas el 11 de septiembre?'”. “¿Alguna vez será posible preguntar, en el mismo sentido, ‘¿Dónde estabas a 400 ppm?’ O ‘¿Dónde estabas cuando se rompió la plataforma de hielo Larsen B?'” Su respuesta: Probablemente no, porque los dilemas y los dramas del cambio climático son simplemente incompatibles con los tipos de historias que nos contamos sobre nosotros mismos, especialmente en las novelas, que tienden a enfatizar el viaje de una conciencia individual más que el miasma venenoso del destino social.

Sin duda, esta ceguera no durará; el mundo que estamos a punto de habitar no lo permitirá. En un mundo con temperaturas de seis grados, el ecosistema de la Tierra hervirá con tantos desastres naturales que comenzaremos a llamarlos “clima”: un constante enjambre de tifones y tornados e inundaciones y sequías fuera de control, el planeta asaltado regularmente con eventos climáticos que no hace mucho tiempo destruyeron civilizaciones enteras. Los huracanes más fuertes vendrán más a menudo, y tendremos que inventar nuevas categorías para describirlos; los tornados crecerán más y más y atacarán con mucha más frecuencia, y las piedras de granizo se cuadruplicarán de tamaño. Los humanos solían mirar el clima para profetizar el futuro; en adelante, veremos en su ira la venganza del pasado. Los primeros naturalistas hablaban a menudo del “tiempo profundo”: la percepción que tenían, contemplando la grandeza de este valle o esa cuenca rocosa, de la profunda lentitud de la naturaleza. Lo que nos espera es más parecido a lo que los antropólogos victorianos identificaron como “tiempo de sueño”: la experiencia semimítica, descrita por aborígenes australianos, de encontrarse, en el momento presente, con un pasado fuera de tiempo, cuando ancestros héroes y semidioses llenaban una etapa épica. Puedes encontrarlo ahora viendo imágenes de un iceberg que se derrumba en el mar, una sensación de que toda la historia sucede a la vez.

Mucha gente percibe el cambio climático como una especie de deuda moral y económica, acumulada desde el comienzo de la Revolución Industrial y ahora vencida después de varios siglos: una perspectiva útil, en cierto modo, ya que los procesos de quema de carbón comenzaron en el siglo XVIII inglés, el cual encendió el fusible de todo lo que siguió. Pero más de la mitad del carbono que la humanidad ha exhalado a la atmósfera en toda su historia se ha emitido solo en las últimas tres décadas; desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la cifra es del 85 por ciento. Lo que significa que, en la duración de una sola generación, el calentamiento global nos ha llevado al borde de la catástrofe planetaria, y que la historia de la misión kamikaze del mundo industrializado es también la historia de una vida única. La de mi padre, por ejemplo: nació en 1938, entre sus primeros recuerdos, las noticias de Pearl Harbor y la mítica Fuerza Aérea de las películas de propaganda que siguieron, películas que se duplicaron como anuncios del poder industrial imperial-estadounidense; y entre sus últimos recuerdos, la cobertura de la desesperada firma de los acuerdos climáticos de París en las noticias por cable, diez semanas antes de morir de cáncer de pulmón. O de mi madre: nació en 1945, cuando los judíos alemanes huían de las chimeneas en las que incineraban a sus parientes, ahora disfrutando de su 72º aniversario en el paraíso de los productos estadounidenses, un paraíso respaldado por las cadenas de suministro de un mundo en desarrollo industrializado.

O de los científicos. Algunos de los hombres que primero identificaron un clima cambiante (y dada la generación, los que se hicieron famosos eran hombres) siguen vivos; algunos aún están trabajando. Wally Broecker tiene 84 años y conduce su automóvil desde el Upper West Side para trabajar en el Observatorio Terrestre Lamont-Doherty al otro lado del Hudson todos los días. Como la mayoría de los que primero dieron la voz de alarma, él cree que ninguna cantidad de reducción de emisiones por sí sola puede ayudar significativamente a evitar un desastre. En cambio, confía en la captura de carbono: tecnología no probada para extraer dióxido de carbono de la atmósfera, que según Broecker costará al menos varios billones de dólares y varias formas de “geoingeniería”, el nombre genérico de una variedad de tecnologías lo suficientemente descabelladas como para que muchos científicos del clima prefieran considerarla como sueños o pesadillas de la ciencia ficción. Está especialmente enfocado en lo que se conoce como “enfoque de aerosol”: dispersando tanto dióxido de azufre en la atmósfera que cuando se convierta en ácido sulfúrico, se nublará un quinto del horizonte y reflejará un 2 por ciento de los rayos del sol, comprando el planeta al menos un poco de margen de maniobra en cuanto al calor. “Por supuesto, eso haría que nuestras puestas de sol fueran muy rojas, blanquearía el cielo, causaría más lluvia ácida”, dice. “Pero tienes que mirar la magnitud del problema. Tu no dices que un problema gigante no debería resolverse porque la solución causa algunos problemas menores”. “No estaré allí para ver eso”, me dijo. “Pero en tu vida…”

Jim Hansen es otro miembro de esta generación. Nacido en 1941, se convirtió en climatólogo en la Universidad de Iowa, desarrolló el innovador “Modelo cero” para proyectar el cambio climático y más tarde se convirtió en el jefe de investigación climática de la NASA, para dejarlo bajo presión cuando era un empleado federal. Presentó una demanda contra el gobierno federal acusando la inacción sobre el calentamiento (por el camino también fue arrestado unas cuantas veces por protestar). La demanda, presentada por un colectivo llamado Our Children’s Trust y que a menudo se describe como “niños frente al cambio climático”, se basa en un llamamiento a la “cláusula de igual protección”, es decir, que al no tomar medidas contra el calentamiento, el gobierno lo está violando al imponer costos masivos a las generaciones futuras. Recientemente, Hansen abandonó la solución del problema climático con un impuesto al carbono, que había sido su enfoque preferido y se ha dedicado a calcular el costo total de la medida adicional de extracción de carbono de la atmósfera.

Hansen comenzó su carrera estudiando a Venus, que una vez fue un planeta muy similar a la Tierra con abundante agua que le dio vida antes de que el cambio climático lo transformara rápidamente en una esfera árida e inhabitable envuelta en un gas no respirable; cambió a estudiar nuestro planeta a los 30, preguntándose por qué debería estar observando el sistema solar para explorar el rápido cambio ambiental cuando podía verlo a su alrededor en el planeta en el que estaba parado. “Cuando escribimos nuestro primer artículo sobre esto en 1981 -me dijo-, recuerdo haberle dicho a uno de mis coautores: esto va a ser muy interesante; en algún momento durante nuestras carreras, vamos a ver que estas cosas comienzan a suceder”.

Varios de los científicos con los que hablé propusieron el calentamiento global como la solución a la famosa paradoja de Fermi, que pregunta: “Si el universo es tan grande, ¿por qué no hemos encontrado otra vida inteligente en él?” La respuesta, sugirieron, es que el lapso de vida natural de una civilización puede ser de solo varios miles de años, y la duración de la vida de una civilización industrial tal vez solo varios cientos. En un universo que tiene muchos miles de millones de años, con sistemas estelares separados tanto por el tiempo como por el espacio, las civilizaciones pueden emerger y desarrollarse y quemarse simplemente demasiado rápido para encontrarse. Peter Ward, un paleontólogo carismático entre los responsables de descubrir que las extinciones masivas del planeta fueron causadas por gases de efecto invernadero, lo llama el “Gran Filtro”: “Las civilizaciones aumentan, pero hay un filtro ambiental que las hace morir nuevamente y desaparecer con bastante rapidez. Si nos fijamos en el planeta Tierra, el filtrado que hemos tenido en el pasado han sido estas extinciones en masa”. La extinción masiva que estamos viviendo acaba de comenzar; mucha más muerte está por venir.

Y sin embargo, improbablemente, Ward es un optimista. También lo son Broecker, Hansen y muchos otros científicos con los que hablé. No hemos desarrollado una gran religión de significado en torno al cambio climático que pueda consolarnos o darnos un sentido frente a una posible aniquilación. Pero los científicos del clima tienen un tipo extraño de fe: encontraremos una manera de prevenir el calentamiento radical, dicen, porque debemos hacerlo.

No es fácil saber cuánto uno debe tranquilizarse con esa certeza sombría, y cuánto preguntarse si se trata de otra forma de ilusión. Los científicos saben que para cumplir con los objetivos de París, para 2050, las emisiones de carbono de la energía y la industria, que todavía están aumentando, tendrán que reducirse a la mitad cada década; las emisiones provenientes del uso de la tierra (deforestación, ganadería, agricultura, etc.) tendrán que reducirse a cero; y tendremos que haber inventado tecnologías para extraer, anualmente, el doble de carbono de la atmósfera que las plantas de todo el planeta. Sin embargo, en general, los científicos tienen una enorme confianza en el ingenio de los seres humanos, una confianza tal vez reforzada por su aprecio por el cambio climático, que es, después de todo, una invención humana también. Señalan el proyecto Apolo, el agujero en el ozono que reparamos en la década de 1980, la superación del miedo a la destrucción mutua. Ahora, que hemos encontrado una manera de diseñar nuestro propio día del juicio final, seguramente encontraremos una manera de ingeniar nuestra salida, de una forma u otra. El planeta no está acostumbrado a ser provocado de esta manera, y los sistemas climáticos diseñados para proporcionar retroalimentación durante siglos o milenios nos impiden, incluso a los que pueden estar observandolo de cerca, imaginarse por completo el daño ya hecho al planeta. Pero cuando realmente veamos el mundo que hemos creado, dicen, también encontraremos la manera de hacerlo habitable. Para ellos, la alternativa es simplemente inimaginable.

 

David Wallace-Wells. Publicado en New York Magazine (10/07/2017).

La versión completa con las citas (en inglés) puede encontrarse en http://nymag.com/daily/intelligencer/2017/07/climate-change-earth-too-hot-for-humans-annotated.html

Traducido y editado para EnergiaSur por Gerardo Honty