La economía global ante el declive energético

La tasa de retorno energético de los combustibles fósiles ha disminuido constantemente desde principios del siglo XX, lo que significa que mientras estamos agotando nuestros recursos de mayor calidad, estamos usando más y más energía sólo para sacar nueva energía. Los costos de la producción de energía están aumentando mientras que la calidad de la energía disminuye

Un estudio pionero en la revista Ecological Economics de dos economistas franceses demuestra por primera vez que el mundo ha pasado un punto sin retorno en su capacidad de extraer energía de combustibles fósiles: con implicaciones masivas para el futuro a largo plazo del crecimiento económico global.

El estudio, “Estimaciones a largo plazo de la Tasa de Retorno Energético (TRE) de las producciones globales de carbón, petróleo y gas”, acoge el concepto de TRE, que mide la cantidad de energía suministrada por un recurso energético en comparación con la cantidad de energía consumida para recolectar ese recurso. En términos simples, si se utiliza un solo barril de petróleo para extraer energía equivalente a 50 barriles de petróleo, eso es bastante bueno. Pero cuanto menos energía seamos capaces de extraer con ese solo barril, entonces es menos eficiente y más caro (en términos de energía y dinero), todo el proceso.

Estudios recientes sugieren que la TRE de los combustibles fósiles ha disminuido constantemente desde principios del siglo XX, lo que significa que mientras estamos agotando nuestros recursos de mayor calidad, estamos usando más y más energía sólo para sacar nueva energía. Esto significa que los costos de la producción de energía están aumentando mientras que la calidad de la energía que estamos produciendo está disminuyendo.

Pero a diferencia de estudios anteriores, los autores del nuevo artículo -Victor Court, un macroeconomista de la Universidad Nanterre de París y Florian Fizaine del Laboratorio de Economía de Dijon de la Universidad de Borgoña (LEDi )- han eliminado cualquier incertidumbre que pudiera haber permanecido al respecto.

 

Punto de no retorno

Court y Fizaine encuentran que los valores de la TRE  de la producción global de petróleo y gas alcanzaron sus picos máximos en los años 30 y 40. La producción mundial de petróleo alcanzó el pico de TRE en 50: 1; Mientras que la producción global de gas alcanzó el pico TRE en 150: 1. Desde entonces, los valores de TRE de petróleo y gas: la energía total que somos capaces de extraer de estos recursos para cada unidad de energía que ponemos está disminuyendo inexorablemente.

Incluso el carbón, el único recurso de combustibles fósiles cuya TRE aún no ha alcanzado su máximo, se prevé que experimentará un pico TRE entre 2020 y 2045. Esto significa que si bien el carbón podría todavía tener un potencial de producción significativo en algunas partes del mundo, el aumento de costos de producción lo hacen cada vez más antieconómico.

Desde entonces, el valor total de la energía que podemos extraer de las reservas de combustibles fósiles globales ha sufrido un declive prolongado, continuo e irreversible. Varios otros estudios sugieren que esta disminución en curso, en el valor total de la energía extraída de los combustibles fósiles globales, ha desempeñado un papel fundamental en la desaceleración del crecimiento económico global en los últimos años.

En este sentido, la crisis financiera de 2008 no representó un evento singular, sino más bien un evento clave en un proceso de desarrollo.

El nexo economía-energía

Esto se debe a que el crecimiento económico sigue siendo en última instancia dependiente del “crecimiento en el uso de materiales y energía”, según un estudio publicado en la revista PLOS One el pasado mes de octubre. Ese estudio, dirigido por James D. Ward de la Escuela de Ambientes Naturales y Construidos de la Universidad de Australia del Sur, desafió la idea de que el crecimiento del PIB puede estar “desacoplado” de los impactos ambientales.

La “ilusión de desacoplamiento”, argumentó Ward y sus colegas, se ha mantenido a través de las siguientes técnicas engañosas:

1. sustitución de un recurso por otro;

2. la financiarización del PIB, por ejemplo mediante el aumento de los “flujos monetarios” mediante la creación de nuevas deudas sin aumentar, sin embargo, el volumen de producción material o energético (pensar en la Flexibilización Cuantitativa)

3. Exportación de impactos ambientales a otras naciones o regiones, de modo que las realidades de aumento de la producción de material se pueden suprimir de los cálculos de datos.

4. la creciente desigualdad de ingresos y riqueza, que permite que el PIB crezca en beneficio de unos pocos, mientras que la mayoría de los trabajadores ven disminuciones en el ingreso real. En otras palabras, una minoría rica monopoliza la mayor fracción del crecimiento del PIB, pero no aumenta su nivel de consumo con tanta demanda de energía y materiales.

Ward y sus co-autores trataron de probar estos factores mediante la creación de un nuevo modelo económico para ver lo bien que cuaja con respecto a los datos. Encontraron que el crecimiento económico continuo del PIB “no puede desajustarse plausiblemente del crecimiento en el uso de materiales y energía, lo que demuestra categóricamente que el crecimiento del PIB no puede sostenerse indefinidamente”.

Otras investigaciones científicas recientes han afinado aún más esta relación entre energía y prosperidad.

El nexo entre la prosperidad y los recursos

Adam Brandt, experto en las TRE en el Departamento de Ingeniería de Recursos Energéticos de la Universidad de Stanford, en la edición de marzo de BioPhysical Economics and Resource Quality demuestra que el declive de la TRE afecta directamente la prosperidad económica.

Según Brandt, estudios anteriores sobre este tema han puesto de manifiesto el riesgo de un “acantilado de energía neta”, que se refiere a cómo “la disminución de la TRE provoca aumentos rápidos en la fracción de energía dedicada a mantener simplemente el sistema energético”. Así, cuanto más disminuye la TRE, una mayor proporción de la energía que se produce debe ser utilizada simplemente para extraer más energía. Esto significa que la disminución de la TRE conduce a un menor crecimiento económico real.

También crea una situación complicada para los precios del petróleo. Mientras que al principio, con la disminución de la TRE se puede esperar que los precios más altos reflejen los costes de producción más altos, la relación entre TRE y precios comienza una ruptura cuando la TRE se hace más pequeña.

Esto podría deberse a que, bajo una TRE significativamente reducida, los consumidores de una economía menos próspera ya no pueden costear, energética o económicamente, el precio de producir más energía, provocando así una drástica caída del valor en el mercado a pesar del incremento en los costes de producción. En este punto, en la nueva era de la reducción de la TRE, los precios del petróleo se vuelven cada vez menos indicativos de la “escasez” en la oferta y la demanda.

El nuevo modelo económico de Brandt analiza cómo la TRE afecta a cuatro sectores claves: alimentos, energía, materiales y mano de obra. Explorando lo que significaría para los sectores una disminución de la energía neta, concluye:

“La reducción de la fracción de un recurso libre y de la productividad del sistema energético se extiende desde el sistema energético a todos los aspectos de la economía, lo que da una indicación de los mecanismos por los cuales el declive de la productividad energética afectaría la prosperidad general. Una implicación clara de este trabajo es que la disminución en la productividad de los recursos energéticos, modelada aquí como el requerimiento de más materiales, mano de obra y energía, puede tener un efecto significativo en los flujos requeridos para apoyar a todos los sectores de la economía. Dichas reducciones pueden reducir la producción discrecional efectiva de la economía al consumir una fracción cada vez mayor de la producción bruta para satisfacer las necesidades inter-industriales”.

El modelo de Brandt es teórico, pero tiene implicaciones directas para el mundo real: dado que la TRE de los combustibles fósiles globales ha disminuido constantemente desde los años 60, la obra de Brandt sugiere que un importante motor subyacente del proceso a largo plazo de estancamiento económico que estamos experimentando es el agotamiento de este recurso.

La nueva era del estancamiento económico

Exactamente cuán grande puede ser el impacto del agotamiento de los recursos en la economía se podría extraer del estudio del profesor Mauro Bonauiti, del Departamento de Economía y Estadística de la Universidad de Turín.

Su nuevo artículo publicado en febrero en el Journal of Cleaner Production evalúa datos sobre innovaciones tecnológicas y crecimiento de la productividad. Concluye que:

“… las sociedades capitalistas avanzadas han entrado en una fase de disminución de los rendimientos marginales -o decrecimiento involuntario- con posibles efectos importantes en la capacidad del sistema para mantener su actual marco institucional”.

Bonauiti se basa en el trabajo del antropólogo Joseph Tainter sobre el crecimiento y el colapso de las civilizaciones. El trabajo de Tainter, The Collapse of Complex Societies, mostró que el mismo crecimiento de la complejidad que impulsa la expansión de una civilización genera complejos problemas nuevos que requieren mayor complejidad para resolverlos. Las civilizaciones complejas tienden a acelerar el uso de los recursos, mientras que disminuyen la cantidad de recursos disponibles para la expansión continua de la civilización, porque están continuamente invirtiendo en la solución de los nuevos problemas generados por la creciente complejidad.

El resultado es que las sociedades complejas tienden a alcanzar un umbral de crecimiento, después de lo cual los retornos disminuyen hasta tal punto que la complejización de la sociedad ya no puede sostenerse, llevando a su colapso o regresión.

Bonauiti se basa en el marco de Tainter y lo aplica a nuevos datos sobre la “Productividad Total de los Factores” para evaluar las correlaciones entre el crecimiento y el debilitamiento de la productividad, las revoluciones industriales y sus implicaciones en el crecimiento económico continuo.

Los beneficios que una determinada sociedad obtiene de sus propias inversiones en complejidad “no aumentan indefinidamente”, escribe. “Una vez alcanzado un determinado umbral (T0), la organización social en su conjunto entrará en una fase de rendimientos marginales decrecientes, es decir, una fase crítica que, si se ignora, puede conducir al colapso de todo el sistema”.

Este umbral parece haber sido alcanzado por Europa, Japón y Estados Unidos antes de principios de los setenta, argumenta. La economía de Estados Unidos parece haber alcanzado “el pico de productividad en la década de 1930, el mismo período en el que la TRE de los combustibles fósiles alcanzó un valor extraordinario de alrededor de 100”.

Por supuesto, Court y Fizaine cuantifican el valor exacto de este pico de TRE de manera diferente usando una nueva metodología, pero están de acuerdo en que el pico ocurrió alrededor de este período.

Los Estados Unidos y otras economías avanzadas están dando cierre a lo que Bonauiti llama la “tercera revolución industrial” (IR3), basada en tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC). Esta fue, sin embargo, la revolución industrial más corta y más débil desde el punto de vista de la productividad, con su productividad “evaporándose” después de tan sólo ocho años.

En los Estados Unidos, la primera revolución industrial utilizó el carbón para impulsar el motor de vapor y la tecnología telegráfica, estimulando un rápido aumento de la productividad que alcanzó su punto máximo entre 1869 y 1892, cercanos a un 2% anual. La segunda revolución industrial fue impulsada por el motor eléctrico y el motor de combustión interna, que transformó la fabricación y el consumo interno. Esto llevó a la productividad a alcanzar un pico de 2,78%, manteniéndose en torno al 2% durante al menos otros 25 años.

Sin embargo, después de los años treinta, la productividad disminuyó continuamente, alcanzando el 0,34% en el período 1973-95. Desde entonces, la tercera revolución industrial impulsada por la tecnología informática llevó a un renacimiento de la productividad que, sin embargo, ya se ha reducido de una manera que es bastante tibia en comparación con las revoluciones industriales anteriores.

El período de declive también corresponde aproximadamente a la era post-pico de TRE para los combustibles fósiles totales identificados por Court y Fizaine. Así, concluye Bonauiti, “la evidencia empírica y las razones teóricas nos llevan a concluir que las innovaciones introducidas por IR3 no son lo suficientemente poderosas como para compensar los rendimientos decrecientes de IR2”. El siglo XXI representa el final de la era de la expansión económica industrial, iniciada originalmente por las innovaciones tecnológicas permitidas por las abundantes fuentes de energía de combustibles fósiles.

Bonauiti concluye así que “las sociedades capitalistas avanzadas (Estados Unidos, Europa y Japón) han entrado en una fase de declinación de los rendimientos marginales o decrecimiento involuntario en muchos sectores clave, con posibles efectos perjudiciales importantes sobre la capacidad del sistema para mantener su actual marco institucional”.

En otras palabras, el sistema económico mundial ha entrado en una era fundamentalmente nueva, que representa un cambio de fase biofísica en un paisaje enérgicamente restringido.

Volviendo al nuevo análisis de la TRE de los economistas franceses Victor Court y Florian Fizaine, se prevé que la TRE del petróleo se reduzca a 15: 1 para 2018. Seguirá disminuyendo a alrededor de 10: 1 para 2035. En general, sus datos sugieren que la TRE de todos los combustibles fósiles llegará a 15: 1 para 2060, y disminuirá aún más, a 10: 1 para 2080.

Si estas proyecciones se dan, esto significa que durante las próximas décadas, los costos generales de la producción de energía de combustibles fósiles aumentarán, aun cuando el valor de mercado de la energía de combustibles fósiles permanezca bajo. El rendimiento energético neto total disponible para propiciar el crecimiento económico continuo continuará disminuyendo inexorablemente. Esto, a su vez, exprimirá la capacidad de la economía para permitirse comprar energía derivada de combustibles fósiles que cuesta cada vez más producir.

No podemos estar seguros de lo que esta situación sin precedentes anunciará para los precios del petróleo, el gas y el carbón, pero es improbable que sigan la dinámica convencional de oferta y demanda a la que estábamos acostumbrados en el siglo XX. Pero lo que podemos saber con certeza de la nueva ciencia es que la era del crecimiento económico ilimitado -la característica definitoria del capitalismo financiero neoliberal tal como lo conocemos- está bien enterrada.

 

Texto editado del artículo de Demián Morassi publicado originalmente el 01/09/2017 en Plantídoto bajo el título “Por dentro de la nueva Ciencia Económica del colapso del capitalismo en declive energético”
Traducción del artículo de Nafeez Ahmed publicado en Insurge Intelligence, el 21 de agosto de 2017.