Descubrimientos petroleros en menor nivel desde 1954

precio_petroleoUn articulo publicado en la Revista Petroquímica advierte sobre posible crisis de suministro para 2020 por falta de reservas. Los hallazgos en yacimientos de aguas profundas evitan que la caída en la reposición de reservas sea más importante a lo largo y ancho del planeta. Pero la puesta en producción de esta clase de campos demanda un promedio de siete años de trabajo.
Como un certero reflejo de la crisis financiera que todavía atraviesa el sector petrolero a nivel mundial y consecuencia directa de la parálisis que viene padeciendo la actividad exploratoria, hoy los hallazgos de nuevas reservas de crudo y líquidos derivados se ubican en el nivel más bajo de las últimas seis décadas. Así lo indica un informe elaborado por la consultora especializada IHS.

El trabajo precisa que durante 2015 las compañías exploradoras descubrieron el equivalente a unos 2.800 millones de barriles de petróleo a nivel global. La mayor parte de dicho volumen, que es el menor desde 1954, procedió de depósitos localizados en aguas profundas.

Vale destacar que en ese tipo de campos la puesta en producción de los hidrocarburos detectados suele demandar un promedio de siete años de trabajo. Por ende, IHS anticipa serias dificultades en el suministro petrolero internacional a partir de mediados de 2020.

Esta proyección puede complementarse con un reciente estudio de Wood Mackenzie que revela un dato igualmente inquietante: el incremento de la producción mundial de los últimos años se basó más en la optimización de los yacimientos existentes que en la obtención de nuevos hallazgos. Dicho de otro modo, se está aprovechando mejor lo que hay, pero no se están ampliando las reservas.
Adicionalmente, el reporte detalla que los nuevos campos hidrocarburíferos albergan un mayor porcentaje de gas natural que de petróleo. De prolongarse esta tendencia, Wood Mackenzie calcula que para 2035 el déficit en el suministro petrolero será de 4,5 millones de barriles diarios.

El ajuste que las operadoras vienen aplicando a sus presupuestos en exploración y evaluación de nuevas reservas es, según la consultora, el gran responsable de este escenario. La inversión en estos rubros, de hecho, se redujo desde unos u$s 95.000 millones en 2014 hasta poco más de u$s 41.000 millones en 2015. Y todo indica que esta temporada volverá a bajar.

Gigantes empobrecidos

El año pasado, Morgan Stanley informó que las principales petroleras del planeta sufrieron una dramática merma de reservas. En efecto, cinco gigantes como BP, Chevron, ExxonMobil, Royal Dutch Shell y Total perdieron más de 1.400 millones de barriles durante 2014, en lo que fue la mayor caída desde 2008 (cuando la actividad exploratoria comenzó a declinar).

Según la organización financiera de origen norteamericano, la situación no es aún más alarmante en función del estancamiento de la demanda en diversos mercados clave y del alivio que representa el pujante negocio de los hidrocarburos no convencionales en Estados Unidos.

Lo cierto es que los inventarios de las cinco empresas disminuyeron hasta los 78.600 millones de barriles equivalentes de petróleo (BEP), luego de haber totalizado algo más de 80.000 millones de BEP en 2013. En tanto, los nuevos descubrimientos y las ampliaciones de los proyectos existentes cayeron un 24% en relación con la temporada anterior, al representar apenas 2.300 millones de BEP (casi la mitad de los 4.400 millones que habían aportado, por caso, en 2011).

A decir de Martijn Rats, analista de la firma, aunque estas cifras tengan un cierto grado de relatividad (puesto que en buena medida dependen de la cantidad de reservas que las compañías deciden catalogar como “probadas”), no puede soslayarse el menor rendimiento de las exploraciones. “Los resultados de las perforaciones exploratorias son decepcionantes. Cada vez hay menos hallazgos de grandes dimensiones”, lamentó.

Zona de riesgo

Más allá del caso puntual de los cinco gigantes, el panorama general del mercado petrolero dista mucho de ser favorable. De acuerdo con un informe de Deloitte, más de un tercio de las empresas del sector corre un alto riesgo de quebrar este año.

Tras evaluar la realidad de unas 500 compañías de exploración, producción y servicios asociados de todo el mundo, la consultora señaló que cerca de 175 organizaciones se hallan en riesgo de quiebra, ya que tienen deudas por más de u$s 150 millones, sufren el declive en el valor de las ofertas secundarias de acciones y se ven perjudicadas por las menores ventas de activos, lo que dificulta aún más su capacidad de generar dinero.

En palabras de William Snyder, jefe de Reestructuración Corporativa de Deloitte, todo está relacionado con la liquidez. “Estas empresas han seguido adelante mientras han podido, pero ahora corren serios riesgos de no poder sobrevivir”, advirtió.

En la misma sintonía, John England, vicepresidente de la entidad, resaltó la importancia que ganará esta temporada la toma de decisiones corporativas. “Éste será un año de grandes disyuntivas para muchas petroleras cuya continuidad está en juego”, anticipó.

Gracias al ajuste de los costos y a las mejoras tecnológicas que se vienen implementando desde mediados de 2014, la proporción de productoras de crudo capaces de bombear dicho recurso a menos de u$s 15 por barril se elevó desde un 65% hasta un 95%. Sin embargo, esta mayor eficiencia podría resultar insuficiente.

El incremento de la producción mundial de los últimos años se basó más en la optimización de los yacimientos existentes que en la obtención de nuevos hallazgos. Según Wood Mackenzie, para 2035 el déficit en el suministro petrolero será de 4,5 millones de barriles diarios.

Otra particularidad de la actual coyuntura radica en que el peligro de quiebra es menor para las proveedoras de servicios en yacimientos petroleros, las cuales aportan personal y equipos necesarios para perforar los pozos (esto obedece, básicamente, a que las productoras afrontan mayores costos de capital y, por lo tanto, mayores niveles de deuda). En ese sentido puede citarse lo que está ocurriendo en el mercado estadounidense, donde 53 compañías energéticas presentaron solicitudes de quiebra durante el trimestre pasado. De esa cantidad, apenas 14 eran proveedoras de servicios.

Publicado en Revista Petroquímica http://revistapetroquimica.com/se-descubren-2-800-millones-de-barriles-de-petroleo-por-ano/